Reducir los plásticos es posible: Greenpeace nos dice cómo hacerlo

Te hacemos un pequeño resumen de las medidas de Greenpeace para reducir plásticos

¿Cuál es el problema con el plástico hoy en día?

Su creciente producción y uso están amenazando con contaminar cada rincón del planeta, sobre todo los mares, donde acaban muchos de ellos y acaban perjudicando seriamente la salud de los ecosistemas acuáticos y la supervivencia de las especies que los pueblan. Todos los años, los mares y océanos pueden llegar a recibir incluso 12 millones de toneladas de basura.

Lo fácilmente que se dispersan estas cantidades y su lenta degradación hacen que el plástico sea el enemigo principal de nuestros océanos y mares. Los más perjudiciales son los microplásticos, que pueden llegar a ser inferiores a 5 mm y proceden de la fractura de otros trozos más grandes o incluso ser así desde su fabricación. Un simple bote de detergente de 100ml puede llegar a fragmentarse en 130.000 o 2,8 millones de estas diminutas bolas de plástico que llegan al mar a través de desagües, ya que debido a su pequeño tamaño no queda atrapado en filtros de depuradoras.

Aún así, también los macroplásticos pueden llegar a causar potentes impactos económicos y sociales. Toda la basura acumulada en las playas afecta directamente a un sector turístico que depende de que el litoral y el medio marino se encuentren en buen estado, mientras que las necesarias labores de limpieza causan enormes desembolsos de dinero público.

Reducir los plásticos: soluciones propuestas por Greenpeace

Intentar reducir el impacto de los plásticos en el ecosistema debería ser una responsabilidad de todos, de diferentes empresas, de administraciones públicas y de todos nosotros de forma individual.
Greenpeace es parte del movimiento global Break Free From Plastic, donde multitud de ONGs de todo el mundo están trabajando para poder conseguir un futuro sin contaminación plástica.

Además, Greenpeace España hace un llamamiento al Gobierno, ayuntamientos y empresas españolas para que se sumen a esta ola antiplástico y adopten las siguientes medidas para reducir la producción y el consumo de plástico:

Llevar a cabo una economía circular que priorice la reducción y la reutilización de materias primas y nuevos materiales de bajo impacto ambiental, eliminar los residuos de envases y asegurar un correcto reciclaje mediante la implantación de un sistema de recuperación de envases, prohibir el uso de microesferas de plástico y promover la innovación y la introducción de alternativas para reducir el uso de plásticos.

Como particulares hay mucho que podemos hacer, desde usar el papel de cera de abeja para conservar alimentos en lugar del film de plástico transparente o el papel de aluminio (una alternativa reutilizable y más sostenible), hasta usar jabones o cremas en formato sólido o pastilla en lugar de envasado, pasando por comprar a granel o reparar y reutilizar objetos estropeados en lugar de sustituirlos por uno nuevo.

En la guía de Greenpeace encontrarás explicaciones sobre los diferentes tipos de plástico y multitud de consejos y recomendaciones para contaminar menos con su uso o evitarlo directamente: puedes descargar la guía completa aquí.

Últimas noticias

¡Compártelo en tu perfil!