CASA EN LLAMAS – SANTA Y PURA

LA LLAMA DEL DESORDEN

Santa Isabel 27
CASA EN LLAMAS
¡Vota por esta Obra!

Presentación como colectivo
Nuestra casa está en llamas, pero no nos preocupa. El incendio lo hemos provocado
nosotras. Cansadas de ver cómo las mujeres han sido obligadas una y otra vez a lo largo
de la historia a mantenerse entre las cuatro paredes de la casa, hemos decidido hacer
arder los muros y tomar la calle. Nos hemos armado con materiales de arte y salimos
dispuestas a dejarnos ver. Nos gusta pararnos en los lugares de paso y convertirlos en
espacios de cuidado, sitios que abren los brazos, que acogen a todas las personas. La
pintura mural es nuestra herramienta, aunque no nos asusta hacer experimentos con
otras técnicas. Para nosotras, las palabras son importantes y por eso están presentes en
muchos de los trabajos que hacemos. Nuestro colectivo está formado por cinco artistas
multidisciplinares que trabajan en torno a un caldero mientras beben vino y debaten
sobre la vida y la muerte. Sed bienvenidas a nuestra ardiente casa.
– Características principales de nuestra obra (objetivo, diálogo con el espectador,
evolución…)
Casa en llamas es una asociación formada a fi nales de 2023 por cinco artistas
multidisciplinares —Andrea Abril, APEL, Alejandra Fernández Allende, Laura Gallego y
Belén Sierra—, enfocadas en la realización de pinturas murales. Las integrantes han
desarrollado proyectos relacionados con los ecofeminismos, la intimidad y la memoria,
entre otros temas, y sus obras han sido expuestas en galerías como EST_ART.
Con distintos bagajes profesionales y vitales, estas cinco mujeres —que se conocieron
estudiando el grado de Bellas Artes— han encontrado en el colectivo un espacio de
encuentro y de ideación de proyectos. Hasta la fecha, Casa en llamas ha realizado distintos
proyectos, entre los que destaca el mural El invernadero, localizado en la Universidad
Nebrija.
– Estética y estilística
Nuestra pieza La llama del desorden es un mural collage realizado con papel y pintura
acrílica. La pieza gira alrededor de una mujer cuya cabeza es una casa —referencia clara a
una de nuestras referentes, Louise Bourgeois—, que observa desde la distancia cómo el
fuego sale por las ventanas de un edi fi cio. La presencia de las llamas y de la casa ardiendo
se vincula al nombre de nuestro colectivo artístico, llamado así para reivindicar la
presencia de las mujeres en los espacios públicos y no solo en la esfera privada del hogar.
– Uso del color, las líneas, los materiales…
En nuestros diseños combinamos la consistencia y la nitidez de la fotografía en blanco y
negro con la suavidad de las líneas realizadas con pintura acrílica. En Casa en llamas
solemos hacer uso de paletas cromáticas suaves y empolvadas, poco saturadas; de esta​
manera, mostramos una estética algo naive que contrasta con la dureza de los temas
sociales de los que queremos hablar.
En cuanto a los materiales, nos gusta aplicar el collage porque consideramos que la
pintura y la fotografía conviven bien juntas. Como artistas, trabajamos diversas técnicas y
esta es una manera de unir dos procesos que nos encantan.
– Cómo se adapta al comercio que se va a intervenir y relación con este
La llama del desorden estará ubicada en la fachada del restaurante vegano Santa y Pura.
En uno de los extremos de la pared, hemos colocado a la protagonista del mural. Con el
objetivo de adaptar el diseño al espacio y equilibrar la composición, añadimos en el otro
extremo dos edi fi cios (también en papel) sobre los que pintamos más fuego. El suelo, que
presenta un patrón geométrico, nos ayuda a unir las dos partes de la fachada.
Como colectivo, trabajamos el arte desde una perspectiva de género y mediante esta
pieza queremos defender la libertad de la mujer y romper los lazos opresivos que la han
vinculado siempre al interior de la casa. El nombre de Santa y Pura puede hacer referencia
a uno de los muchos estereotipos que se han asociado desde siempre a las mujeres. La
mujer de nuestro mural puede ser vista como santa y pura, pero tiene la capacidad de
romper, de cortar, de gritar y de prender fuego a aquellas cosas que no le gustan. El
nombre del comercio y el mural se unen así en un juego de palabras contrastadas.

¡Compártelo en tu perfil!